9 sept. 2012

Modelo de color CMYK y RGB

CMYK
El modelo CMYK (acrónimo de Cyan, Magenta, Yellow y Key) es un modelo de color sustractivo que se utiliza en la impresión en colores. Permite representar una gama de color más amplia que este último, y tiene una mejor adaptación a los medios industriales.
Este modelo se basa en la mezcla de pigmentos de colores, para obtener otros.



La mezcla a partes iguales de los tres primarios (cian, magenta y amarillo), en su máxima intensidad, resulta en negro. Si, por otra parte, mezclamos en parejas los colores primarios, obtenemos los colores secundarios, que se corresponden con los primarios de la síntesis aditiva de color (rojo, verde y azul violeta o RGB). El negro se nombra mediante la K en lugar de B para que no haya confusión con Blue (azul).


RGB
RGB es un modelo de color aditivo, cuanto más rojo, verde y azul se agregue, más se parecerá el color al blanco. Cuando se mezcla la misma cantidad de rojo, verde y azul, se obtiene un gris neutro. Para oscurecer un color, se debe quitar la misma cantidad de los tres colores. Los escáneres y los monitores se basan en el modelo de color RGB, por lo que se trata de un modelo natural para describir colores en un equipo, sobre todo cuando se trabaja con imágenes digitalizadas.




Para tener en cuenta!
A la hora de preparar un trabajo cuyo destino final será la impresión, debemos tener en cuenta que no siempre es posible reproducir los colores visibles en un monitor (RGB), puesto que abandonamos el mundo virtual de los píxeles digitales para adentrarnos en el mundo real de tintas físicas, que deben ser fabricadas con materiales existentes (CMYK). 
Cualquier trabajo que se elabore con la impresión como destino final, se debe preparar desde su incio en modo CMYK, para luego evitar inconvenientes.